El 43% de los separados no tiene hijos

Las custodias compartidas aumentan al 28,3 de los casos

Los almerienses se casan entorno a los 35 años y se separan, de mutuo acuerdo, entre los 40 y 50 años

El Instituto Nacional de Estadística ha dado a conocer los datos de nulidades, separaciones y divorcios, que destacan a nivel nacional que la duración media de un matrimonio es de 16,3 años.
En Almería de los datos referidos al último año cotejado, el 2016, se deduce que se realizaron 2.010 casamientos y hubo un total de 1.458 rupturas entre separaciones y divorcios, y un sola nulidad, que son las rupturas más minoritarias. La edad en que los almerienses se casan está en 35,2 años y la de separarse entre los cuarenta y los cincuenta años.
Una de las características que cambian es que de la gente que se divorcia en la actualidaden en el 43% de los casos no hay hijos que sufran esa ruptura algo que anteriormente se daba en menos casos y que responde a variables como la edad de casamiento y fertilidad, y a la poca duración de muchos de los matrimonios: el 22,2% se mantienen entre cinco y nueve años.
La entrada en vigor en 2005 de la ley conocida como la de el ‘divorcio express’ ha facilitado mucho la tramitación para hacer fehaciente el deseo de ambos o uno de los cónyuges. Esto ha hecho que aunque en los primeros años de su vigencia, por la llegada de la crisis, se relantizaron las decisiones, poco a poco ha ido aumentando el número de divorcios, poniendo a España en la cabeza de los países de la Unión Europea.
La vuelta de vacaciones suele ser un momento en el que se plantean o formalizan más separaciones, siendo la época en la que se ofician más casamientos la primavera y el verano.
Refiriendo los dos últimos años cotejados, Almería muestra unas cifras muy parecidas en casamientos y separaciones, después de unos años de recesión tanto en el número de unos y otros. En 2015 fueron 1.850 las parejas que se dieron el ‘sí quiero’ y 1.451 las que se dieron el ‘adiós’ definitivo por separación, divorcio o nulidad. El 2016 como se refiere en la portada aumentaron en 160 los casamientos y en siete las separaciones respecto a 2015.
Se encuentra la provincia dentro de las medias de toda España donde el número de nulidades, separaciones y divorcios en 2016 ha permanecido prácticamente establece con respecto al ejercicio anterior, aunque con una ligera tendencia a la baja (-0,1%). En números absolutos, fueron registrados 101.294 casos en todo el país, lo que supuso una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes.
Por tipo de ruptura se produjeron 96.824 divorcios, 4.353 separaciones y 117 nulidades. Los divorcios representaron el 95,6% del total, las separaciones el 4,3% y las nulidades el 0,1%. En el caso almeriense en este último año fueron divorcios 1.415, separaciones 43, y las nulidades de este año ha sido una.
Años juntos
En cuanto a su duración, los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 16,1 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 21,6 años. Por su parte, el tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de 7,7 años.
El 75,1% de los divorcios se resolvió en menos de seis meses (frente al 75,3% en 2015). Por su parte, en el 8,1% de los casos la duración fue de un año o más (7,7% en 2015). El 83,5% de las separaciones se resolvieron en menos de seis meses (frente al 85,3% en 2015), mientras que el 4,8% tardó un año o más (3,8% en 2015). La duración media de los procedimientos fue de 4,7 meses en 2016, ligeramente superior a la del año anterior, que fue de 4,6 meses.
La singularidad de Almería, por la procedencia de sus habitantes, hace que los datos de divorcios entre personas de distinta procedencia sea mayor que en el resto del país. Los datos generales de España ofrecen que el 84,2% del total de divorcios registrados en 2016 tuvo lugar entre cónyuges de nacionalidad española. En el 10,0% uno de los cónyuges era extranjero y en el 5,8% ambos cónyuges eran extranjeros; a este respecto en Almería los matrimonios con al menos un cónyuge de otra nacionalidad es del 18,7%, solo antecedida por Málaga.
En cuanto al estado civil de los cónyuges cuando contrajeron el matrimonio, la mayoría eran solteros. En el caso de los varones, el 7,1% eran divorciados y el 0,4% viudos. Entre las mujeres, el 7,7% eran divorciadas y el 0,5% viudas.
La prole
En cuanto a los hijos, los datos de 2016 son muy parecidos a los de 2015, el 43,0% de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos, menores o mayores dependientes. Este porcentaje fue similar al del año anterior. El 47,2% tenían solo hijos menores de edad, el 4,6% solo hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 5,2% hijos menores de edad y mayores dependientes. El 26,3% tenía un solo hijo, menor o mayor dependiente.
Respecto a las pensiones para alimentar a los hijos en el 57,6% se ha asignado una pensión alimenticia, que en el 72,7% corresponde al padre y en el 4,8% a la madre ocurriendo en un 22,5% de lo casos a ambos progenitores.
La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 66,2% de los casos, cuando en el año 2005 era del 69,9%. En el 5,0% de los procesos la custodia la obtuvo el padre (frente al 5,1% de 2015), y la gran novedad es que en el 28,3% fue compartida, casi cuatro puntos más que en el año anterior.
Por comunidades autónomas, la ciudad autónoma de Ceuta (2,7) registró la mayor tasa de divorcios, separaciones y nulidades por cada 1.000 habitantes. Castilla y León y Extremadura (1,7) presentaron las menores tasas. Por encima de la media del 2,2 se encuentran también la Comunidad Valenciana y Cataluña, ambas con el 2,5; 2,4 en Canarias; 2,3 en Asturias. Por debajo, figuran Melilla, La Rioja, Murcia, Comunidad de Madrid, Cantabria y Andalucía con el 2,1; Galicia (2); País Vasco, Navarra, Castilla-La Mancha y Aragón (1,9).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *