Blanco España

En este verano, ya de veras, todos y todas quieren estar en la espuma, en la alegría del asueto libre de compromisos, si no de continuo, por lo menos en unos momenticos al día, un interacto en la jornada, a la hora en que el sol no es el plomo de la digestión, sino resol de la tarde. Sigue resurgiendo el Blanco España  aunque como polvos mágicos estén en desuso fuera de los invernaderos, al aire libre donde se sacan a pasear las carnes y/o los uniformes, una cosa tan antigua y tan moderna, tan intemporal puede ser del siglo pasado, 19 años atrás o algo más. Pero esta blancura es de ahora, recogida en la calle donde siempre ha habido tiendas y en donde rompen las pequeñas olas en la ciudad que se mira en el mar ¿o que refleja el mar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *