‘Caimán’ en la orilla de Almería

Corrían los años 80, en la radio sonaba Mecano y Hombres G con sus polvos pica pica, Locomía sacaba a pasear sus plumas en forma de abanicos y Duncan Dhu creaba reinas en un jardín de rosas. Mientras en el rincón más olvidado de España, Almería, y de un pequeño pueblo llamado Pulpí, llegaba uno de los diputados provinciales mas jóvenes a Cultura, a traer algo de esa movida donde un Alcalde de la capital del reino posaba junto a la teta de la Estrada. Aún olía a naftalina en los armarios, que por supuesto estaban todos cerrados, a pesar de ‘Pepi, Luci y Bom y otras chicas del montón’. Se avecinaban aires nuevos, cambios obligados tras la muerte del Dictador aunque aún quedaba la España de negro, pero ya se veía algo de color en el país, y el partido socialista, después de la intentona golpista de Tejero, arrasó en las generales del 82 de la mano de Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra.
Repito de Pulpí, un pueblo con no más de 3.800 habitantes por aquellos años, llegó él, José Guirao, de una familia de pueblo, humilde, a traer la movida juvenil, esa de la que tanto se hablaba en la capital, en Madrid.
Aquí las autoescuelas utilizaban la Rambla de Almería como lugar para las prácticas de coche y Tráfico usaba estas pistas como lugar del primer examen, pues en la época eran tres: teórico, pista y calle. Las perchas con sus putas, eran aún el símbolo de la decadencia, de esa Almería marinera que nunca lo fue, sus calles llenas de soldados con sus putas en las ventanas o en sus sillas de madera y anea. Mientras la OJE daba sus últimos coletazos y las funcionarias de Educación y Descanso eran recolocadas en el Ministerio de Cultura, ¡Vaya Movida!
El Pedra Forca, las 4 Calles, Baroque, la Play Boy, las terrazas de verano, el Wagon Pub, la pizzeria del parque, eran los lugares de ocio donde la juventud nos veíamos los fines de semana.
La Biblioteca Villaespesa, los tesoros marinos encontrados por almerienses en el museo, la romería, Los Indalianos, Perez Siquier, el Trío Richoly, Carlos Cano y su Almería marchándose a Barcelona, las procesiones venidas a menos, los cursos de mecanografía y corte y confección, Paco de Lucía, Camarón, Tomatito, olía mucho, mucho a viejo, pero despuntaban aires nuevos.
Llegó él y llegó la modernidad, que a todos nos costaba entender, desde las izquierdas por lo costoso de aquellos eventos y músicos disparatados. La revista ‘Caimán’ (donde el Ché, Fernando Barrio Nuevo y otros) llevaron una nueva forma de entender el ocio, duró lo mismo que duró el mandato como diputado provincial de Cultura (1983-1987), del hoy Ministro de Cultura y Deporte José Guirao.
4 Jóvenes bailaron durante más de cinco días (Cati Contreras, Antonio Pérez, Pedro Osorio y Antonio Soler) para batir el récord de baile, quedaron exhaustos sobre la pista, creo que fue en la discoteca Galaxia o alguna parecida.
Se funda el Polideportivo Almería, El Poli. La Fuente de los Peces, diseñada por Jesús de Perceval abre el cartel de feria del 19 al 28 de agosto de 1983, que se celebra en el Puerto de Almería y El Parque, lugar donde las familias almerienses, ataviadas con ropa nueva, jugaban a la tómbola y subían a la noria. El bombero torero, espectáculo taurino con enanos (así se anunciaba) era el deleite de los aficionados en su último día de feria.
Pero, no sería justo cerrar este pequeño repaso por aquella Almería de los años 80, sin destacar la labor que hizo José Guirao, en modernizar esta Almería triste y negra, pasada por hambre y con poco color a la vista. El hoy Ministro, contra viento y marea, y como decía antes, sin entender por parte de la izquierda el gasto en esta nueva cultura (fuera de cantautores y propaganda de cambio) y por parte de la derecha: calificando de “mamarrachadas” todas y cada una de sus actuaciones, con este panorama nace la revista ‘Caimán’ de información sátira, crítica y rompedora, digna de estudio pasados los años. Culminando su mandato como diputado provincial de Cultura se celebra CONEXIÓN’86 en Mojácar, abriendo la portada del periódico local de la ciudad, una foto del entonces presidente de la Diputación D. Antonio Maresca junto a un punky de cresta colorida y pronunciada.
En las Américas la era Reagan, el cuadragésimo Presidente de los EE.UU. amigo de las armas y contra el sistema público de salud universal.
¡Que tiempos aquellos! en los que había que romper para crecer y crear para vivir. Que tiempos Sr. Ministro.

Jose L. Salvador Castelo

One thought on “‘Caimán’ en la orilla de Almería”

  1. Como recordar es vivir y sin memoria no hay identidad, me parece oportuno este magnífico artículo que nos trae recuerdos llenos de nostalgia y de futuro, con merecidos elogios al nuevo Ministro, el paisano Jose Guirao , hombre sabio y culto, de trato sencillo, dialogante y cercano, con el que he trabajado en algunos proyectos en Madrid siempre en armonia y que seguro a pesar de la poca legislatura restante dejará mucha huella positiva para satisfacción de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *