De cómicos y poetas. Cucuruchos y puñetas.

Se relajaba el rey moro
en los baños de Hammam
cuando le vino a la mente
aquel antiguo refrán
de un tal del Hierro José:
“ Solo se escribe poesia
si ella quiere que se escriba”.
Y en el explendor de Abril
de aguas mil, y viento y flores;
de poetas y de actores
es preciso aquí escribir
rindiendo fiel homenaje
a esos grandes personajes
que alegran nuestro vivir:
Trinidad y Labordeta
Y Prior, Dita y Saldaña
que están dando al mundo caña
y exhiben con desacato
la su siempre competente
poesía, prosa y teatro.
Desde aquí también queremos
rendir homenaje al paso
del olvidado payaso
eterno de la poesía.
A Manolito El Pollero:
“Quien de la pluma vivió.
pues nunca jamás cobró
de su pluma y su tintero”.
Quien que toda la razón
Creó un poema divino
en que describió con tino
la Semana de Pasión
Jueves Santo,
Viernes Santo
duelo y llanto.
Tanta aflicción es de espanto.
No se ni como la aguanto.
Ni soporto ni resisto.
En filas indias detrás y delante, nazarenos.
Unos diez mil, indio más, indio menos.
La teoría del cuerno
rogándole al Padre Eterno
que nos libre del infierno.
Y suma y sigue la racha,
y ¡toma! más procesión,
y va que arde, de cera
la litúrgica carrera.
La de Cristo, nos espera;
Hay muchos tricornios, muchos…
Y muchos, muchos, muchos…
Cucuruchos…
Así recordó el rey moro
en los baños de Hamman
al teatro y la poesía.
que allí perviviendo están.

Alicaído (El morisco deprimido).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *