Ensalzar La Alcazaba

Finalizan las obras del Bastión Sur y el Ayuntamiento se plantea dejar diáfano el entorno para que se destaque la fortaleza

Después de años tirándose bolados entre administraciones, sobre la conservación del monumento, y la conservación y regeneración del entorno, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Almería parecen que se han tomado como de primer orden el arreglo y ‘puesta en valor’ del principal monumento de Almería, su Alcazaba del siglo XI.
El organismo autónomo, a expensas de que se renueve del todo la iluminación que se anunció hace un año, ha abordado las obras del bastión sur de la fortaleza en el primer recinto, una intervención de urgencia que ha concluido. Han sido unas obras de conservación que comenzaron a mediados del mes de diciembre del pasado año y finalizaron el 16 de abril, obras desarrolladas, como viene siendo habitual, por la empresa Rehabitec Almería y han tenido como directores de las mismas a los arquitectos Pedro Gurriarán y Salvador García.
La actuación en el baluarte ha partido de una serie de premisas básicas como la sustitución de los materiales inadecuados usados en la anterior restauración (acero y mortero de cemento) por otros de mejor comportamiento y más relacionados con la construcción original, eliminando las principales patologías identificadas, especialmente la pérdida de mortero de unión o la presencia de oquedades y grietas y se ha avanzado en el conocimiento de las murallas de la Alcazaba, su evolución y los materiales constructivos empleados en cada fase.
La torre de flanqueo conocida como Bastión Sur es uno de los numerosos elementos defensivos intervenidos a finales del siglo XX. En su intervención, según ha asegurado el delegado de Cultura, Alfredo Valdivia, se ha abierto un trabajo arqueológico que aún no ha finalizado, el sondeo practicado en el interior de la torre ha dado como resultado dos fases islámicas, una la de su construcción, entre finales del siglo X y comienzos del XI, y otra, la de su reparación por daños estructurales, en época nazarí, en el siglo XIV, según se desprende de las analíticas practicadas en laboratorios estadounidenses. Con la finalidad de dar a conocer y difundir los resultados científicos y los criterios de conservación empleados por el equipo interviniente en el bastión, ha afirmado el delegado territorial, el día 7 de junio a partir de las 19:30 horas tendrá lugar en la Ermita de San Juan la conferencia “La recuperación patrimonial del bastión del primer recinto de la Alcazaba, a cargo de Pedro Gurriarán, Paqui Alcalá y la empresa Rehabitec. La jornada finalizará con una visita al monumento.
El Ayuntamiento por su parte desde la propia alcaldía con Ramón Fernández-Pacheco al frente ha presentado un plan ambicioso para acabar con la mala imagen (una verdadero herial) del triángulo de La Hoya, Alcazaba y San Cristóbal, donde a la anunciada expropiación de una cincuentena de viviendas en la primera parte de la calle Almánzor (la que da acceso a la Alcazaba) para dejar su vista libre acabando con los aparcamientos que usan muchos funcionarios municipales, con el desnivel del terreno y con la escombrera que se observa desde el Centro de Interpretación Patrimonial. Además de tratarse parte del cerro a través de la construcción de un murete, se abrirá un nuevo vial de conexión entre ambas calles y se creará un entorno paisajístico con el fin de potenciar el esparcimiento ciudadano, con especies arbóreas y mobiliario urbano. a este, la mayor, se unen otras ambiciosas actuaciones con un presupuesto global de 9,2 millones de euros.
En lo que era el antiguo Peri de San Cristóbal se detalla la urbanización de la calle Pósito, que conectará esta vía con la calle Almanzor, de la que ya se han expropiado las últimas catorce casas para acometer los planes municipales, esta actuación se llevará 1,2 millones de presupuesto.
San Cristóbal -la estatua del Sagrado Corazón de Jesús-, tendrá otra nueva actuación, tras ser remodelado hace tres lustros, en acuerdo con el Obispado, firmado hace unos días, el Ayuntamiento mejorará el mirador, su escalinata y murillo perimetral con 60.000 euros, limpiando, mejorando los accesos y  poniendo un telescopio para tener vistas panorámicas de la ciudad. El obispado pondrá igual cantidad para volver a rehabilitar la imagen religiosa.

Un jardín en La Hoya

Frente a San Cristóbal y ante la fachada sur de la Alcazaba se encuentra el Parque de la Hoya, otro de los temas ‘lleva y trae’ entre Junta y Ayuntamiento, pues se ha determinado la segunda fase de su intervención, sacando del cajón parte del proyecto que ganó un concurso de ideas de hace una década, desestimándose el centro de interpretación, pero si colocándose un jardín que una el cerro del Santo con el cerro de la Alcazaba, guarecido por las Murallas de Jairán, en este jardín se deleitará el paseante con especies autóctonas como el tomillo, romero o chumbaras. E hará una inversión de otros 1,2 millones de euros.
Como acceso a toda la gran intervención desde el centro neurálgico de la Puerta de Purchena, el plan municipal tratado por el alcalde como una gran obra que “bien vale una legislatura”, abordará la calle Antonio Vico y Federico de Castro, Gran Capitán, Segura, Dos Soles, Moncada Calvache, Jiménez, Enrique Cabezas y Torrijos, así como la Plaza del Carmen haciendo las aceras más anchas y cambiando el pavimento, primera actuación de las programadas y que se iniciará próximamente y durará cinco meses.
Haciendo las cuentas del monto total, la mayor inversión de los 9,2 millones se los lleva el edicto de Urbanismo, en la plaza de Marín, con 3,8 millones. Edificio que llevará en su termo una cafetería con vistas a la Alcazaba, que no se distraerán si están ejecutadas todas las otras obras de mejora que se plantea el actual equipo de gobierno municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *