Marrano a la brasa: La noche en que Fondón duplica su población

El sábado 20 se celebra el tradicional ‘chisco’ de San Sebastián en la plaza del pueblo alpujarreño

Las fiestas de San Sebastián de Fondón tienen una cita muy popular, que mete en calor a los lugareños y visitantes en jornadas que siempre son gélidas por las fechas y por la altitud en que se encuentra el pueblo de la Alpujarra Almeriense, pese a que el santo mártir vaya casi desnudo en sus andas en procesión, pero la víspera, que este año será el sábado 20 desde las 20.00 horas, el personal se apostará en la plaza ante el gran rectángulo de brasas que dejan los troncos de encina que a las seis de la tarde forman un infierno en la Plaza Bernardo Martin del Rey, para asar lo que se expende en las bolsas a un euro por Carnicas de Fondón, con lo más variado del cerdo y sus correspondientes barras de pan.
Es la fiesta conocida como ‘chisco de San Sebastián’ que hace duplicar por una noche la población de Fondón, 1.016 habitantes, que se hospedan en los establecimientos públicos y apartamentos, y en casa de familiares y amigos. Es la gran barbacoa que un año más prende su ayuntamiento a 900 metros sobre el nivel del mar, en pleno corazón del municipio y que es un reclamo que va en aumento. Otra cosa es ya la fiesta religiosa propia que se realiza el domingo 21, con la procesión de tarde, después de afanarse el consistorio en que en la plaza donde está su conocida fuente no quede ni rastro de lo acontecido la noche anterior, que se remata, con verbena popular y ‘cacharros’, como llaman a los convidados de alcohol y refresco por aquellas altitudes, en la carpa municipal montada para la fiesta.
Este sábado 20, con unas temperaturas se estima que más altas que el 2017 que contuvo una gran ola de frío, el pueblo del vino y el agua volverá a festejar a San Sebastián, como tantos otros, entorno a una multitudinaria brasa de carne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *