Mociones y emociones

Subía aquel día el rey moro
desde el Puerto a la Alcazaba
cuando oyó que un paisanillo
esta canción entonara:
“Vamos amarraditos tu y yo
camino de Alcala – Meco.
con unos cuantos lustros los dos
de hospedaje en el “talego”.
Por fin nos han pillado
los dineros escondidos,
hemos sido juzgados,
condenados y aprehendidos….”
Perdón pido a mi lector
por esta broma postrera
como rendido homenaje
a doña Lola Pradrera.
Y ahora vamos a lo nuestro
que el editor desespera
pues me pidió que el romance
suene a tambores de guerra.
O a mociones de censura
que otros llaman a estas “glebas”
o montoncillos de tierra
que al arar el surco deja.
Si de mociones hablamos
pues las emociones tiernas
que nos brindó la cantante
ya están en otras praderas,
tendremos que averiguar
lo que de moción se espera.

Es moción el proceder
en contra de quien gobierna
pidiéndole explicaciones
por cosas que están mal hechas.
Y a lo que parece ser
están las cosas revueltas
en el llamado hemiciclo
donde políticos reinan.
Y entre dimes y diretes
y preguntas sin respuestas:
de “chaleses” con piscina
de sobres y comisiones
que nunca controla Hacienda,
de independentistas presos
y polémicas sin tregua
entre: pesoes, ciudadanos,
podemos, pepés, y mas hierbas
que bien cría el monte alto
para estas cabras hambrientas
que nunca tienen bastante
por mas que trinquen entre ellas.
En fin que en dos días la historia
de esta moción o querella
que o despide a este gobierno
o ha de quedarnos resuelta
sabremos, dijo el rey moro
mientras subía la cuesta
desde el Puerto a la Alcazaba
¿moción?, ¿emoción? ¿querella?
Igual dá, que dá lo mismo.
Cantemos con “ La Pradera”
Vamos amarraditos los dos
Camino de Alcala- Meco…..
Alicaído – El Morisco Deprimido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *